Saltar al contenido



 Repartidas por casi toda la orografía de la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, se construyen horadando la roca y muy a menudo partiendo de las cuevas naturales que ya existen en las escarpadas paredes. Estas viviendas que, teniendo su origen en las poblaciones aborígenes de la isla, siguen utilizándose actualmente pero ahora con todas las comodidades del mundo moderno. Una de sus principales características es la estabilidad de la temperatura interior pues, si bien fuera puede hacer mucho frío o calor según la época del año, dentro de las casas-cueva se mantiene en torno a una agradable  media de 21 grados centígrados. 

Redes sociales