Saltar al contenido



La madera de los altos de San Bartolomé de Tirajana que integran la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria era utilizada para la producción de carbón, de ahí que la población de Tunte contara con familias enteras dedicadas a esta actividad. Las maderas de almendreros y pinos eran quemadas en hoyas carboneras habilitadas específicamente para producir carbón. El proceso de quemado era de varios días cuando se trataba de ramas pequeñas o de casi un mes cuando eran troncos grandes y se hacía con poco oxígeno y a altas temperaturas para evitar la total combustión de la madera. Esta actividad se sigue llevando a cabo, ahora en hoyas de metal y a  menor escala, en la zona Reserva de la Biosfera de isla, concretamente en el municipio de Tejeda.

Redes sociales